jueves, 31 de diciembre de 2009

1964: Una película adorable

MY FAIR LADY

Título original: My fair lady
Año: 1964
País: EE.UU.
Duración: 163 min.
Fecha de estreno en España: 23 de diciembre de 1964
Director: George Cukor
Guión: Alan Jay Lerner, según el libro "Pigmalion" de Bernard Shaw
Música: Frederick Loewe
Montaje: William Ziegler
Fotografía: Harry Stradling
Productor/es: Jack L. Warner
Compañía: Warner Bros. Pictures
Intérpretes: Audrey Hepburn, Rex Harrison, Stanley Holloway, Wilfrid Hyde-White, Gladys Cooper, Jeremy Brett, Theodore Bikel et al.

Ganadora de 8 Oscar: película, director, actor, fotografía, música, diseño de vestuario, dirección artística.

Henry Higgins es un prestigioso profesor de fonética que vive en el Londres de principios de Siglo XX. Una noche conoce a Eliza Doolittle, una mendiga que se gana la vida vendiendo flores. Horrorizado por la jerga tan desagradable que utiliza, Higgins se apuesta con un amigo que es capaz de convertir a Elizah en toda una señorita de la alta sociedad con tan sólo enseñarla a hablar correctamente el inglés en un plazo de seis meses.


En 1956 se estrenó en Broadway un musical basado en una novela de Bernard Show. La obra, interpretada por Rex Harrison y Julie Andrews, se convirtió en el musical más representado del mundo durante décadas y para muchos críticos es considerado el musical perfecto. Este éxito no fue ajeno a la astuta mentalidad de los productores de Hollywood, que vieron en ella un filón. Por eso en 1964 decidieron estrenar la adaptación cinematográfica de "My fair lady". Pero hubo un pequeño problema y es que ese mismo año la Disney estrenó otro musical, también desarrollado en Londres, que fue un rotundo éxito: "Mary Poppins". El destino de ambos musicales está ligado desde el comienzo, no sólo por sus actrices, sino por su enorme parecido.

"My fair lady" tiene un estilo visual, tanto en decorados como en fotografía, a "Mary Poppins", estética que ha sido imitada por muchos musicales posteriores, como "Oliver" o "La bruja novata". Incluso la forma de vestir de Eliza al principio de la película se parece demasiado al atuendo de la niñera mágica. También se puede decir que ambas duran aproximadamente lo mismo. Sin embargo, el parecido se queda ahí, pues el número de canciones inolvidables de "My fair lady" es muy inferior al de la producción de Disney, y no tiene su ingenio y originalidad. Tan sólo hay tres temas, a lo largo de las cerca de tres horas, que merecen la pena: los dos divertidísimos temas cantados por Freddy Doolittle, el padre de Eliza, y el precioso "Wouldn't it be lovely?" cantado por Hepburn y que podéis ver arriba. Este es el mejor tema de toda la película y posiblemente, uno de los más hermosos temas compuestos para un musical. El resto de canciones, salvo unas cuantas excepciones, consisten en Rex Harrison hablando con música de fondo, es decir, canciones horribles. Así que el mayor atractivo de un musical, que son sus canciones, aquí casi brillan por su ausencia, haciendo que en ocasiones la película se haga un tanto larga. De no ser por el encanto de Hepburn la película sería casi insoportable.

Ahora bien, "My fair lady" es una muy buena película, y no tiene nada que ver con bodrios como "La melodía de Broadway" o "Un americano en París". Tiene una fotografía mucho más lograda, no tan bella ni tan oscura como "West side story", pero muy buena. Ya digo que la puesta en escena recuerda mucho a los clásicos musicales de Disney, con lo que la película tiene cierta elegancia. Y también, claro está, está mejor interpretada. A pesar de que Harrison ganó el Oscar (creo que fue por la inercia del Tony que le dieron en Broadway), no es el que mejor lo hace, siendo Stanley Holloway, que también trabajó en la representación teatral, el más simpático de todos. Su personaje de padre de Eliza es enormemente entrañable y las dos canciones más divertidas están cantadas por él. Pero la protagonista es Audrey Hepburn, una de las actrices más bellas que ha pisado la faz de la Tierra, que hace un papel espléndido. Su voz, a pesar de ser demasiado chillona, se disimula al oírla cantar, pues lo hace realmente de maravilla, como podéis ver en el vídeo de arriba. La Hepburn fue elegida como protagonista, dejando fuera de lugar a la actriz original que interpretó a Eliza en Broadway, una desconocida Julie Andrews. Dio la casualidad, como supongo que habréis descubierto, que esta última fue elegida como protagonista de "Mary Poppins", papel con el que debutó y que le lanzó a la fama (más relaciones entre ambas películas). Curiosamente, ambas actrices fueron nominadas al Oscar por su trabajo, con lo que el morbo de ver quién arrebataba el premio a quien estaba servido. Sería interesante ver cómo Andrews pierde el Oscar ante la actriz que le "arrebató" su papel. Y también estaría curioso ver cómo Andrews se lleva el gato al agua, dando con un canto en los dientes a los productores de "My fair lady". Finalmente, los Académicos de Hollywood, que no quieren demasiados problemas, dieron el premio a Andrews por su papel de Mary Poppins, pero inflaron a premios a "My fair lady", para que así ninguna de las dos se alzase por encima de otra y todos se fueran contentos.

Anécdotas aparte, y en forma de resumen, decir que "My fair lady" es un gran musical, con una estética en la que se basaron muchos musicales posteriores, algunos temas antológicos (otros no tanto) y con una duración demasiado larga pero que no se hace aburrida en ningún momento. Una película muy recomendable y altamente disfrutable. Como advertencia, deciros que a diferencia de otros musicales, las canciones han sido dobladas al castellano, y escuchar a Rex Harrison diciendo frases estúpidas sin rima con música de fondo es bastante desagradable. Si la véis en V.O. mejor, así no tendréis que estar cambiando el audio y los subtítulos cada dos por tres.

1 comentario:

Émera dijo...

¿Sabes si existen más versiones de esta peli-obra? Es que me suena mucho haberla visto pero no recuerdo que fuera Audrey...