domingo, 14 de febrero de 2010

1991: El horror

EL SILENCIO DE LOS CORDEROS

Título original: The silence of the lambs
Año: 1991
País: EE.UU.
Duración: 113 min.
Fecha de estreno en España: 6 de septiembre de 1991
Director: Jonathan Demme
Guión: Ted Tally, según la novela homónima de Thomas Harris
Música: Howard Shore
Montaje: Craig McKay
Fotografía: Tak Fujimoto
Productores: Edward Saxon, Kenneth Utt y Ron Bozman
Compañía: Orion Pictures
Intérpretes: Jodie Foster, Anthony Hopkins, Scott Glenn, Ted Levine, Anthony Heald et al.

Ganadora de 5 Oscar: película, director, guión adaptado, actor, actriz

Clarice Starling es una aprendiz del FBI que es requerida por un superior para que interrogue al psicópata Hannibal Lecter, un antiguo psiquiatra que tras matar a sus víctimas se las comía. Lo que Clarice suponía una mera prueba para su aprendizaje, resulta ser un medio para dar con Bufalo Bill, un asesino en serie que está sembrando el terror en el país, pues parece que el doctor Lecter conoce su identidad.

Tras los años 80, un tanto regularos, llegaron los 90, que sí superaron la anterior década, pero que da la casualidad de que todas las buenas películas están en los primeros años, mientras que al final la calidad decae. Así, se puede decir que la década de los 90 es la que tiene más concentraciones seguidas de obras maestras de la historia de los Oscar, por lo menos durante cuatro años consecutivos. Dejando de lado "Bailando con lobos", un buen filme pero que no merece el calificativo anteriormente mencionado, la primera de todas estas obras superiores del séptimo arte es "El silencio de los corderos", un filme sobrecogedor, intenso y brutal.

"El silencio de los corderos" es, de momento, el último de los tres filmes que han ganado los 5 Oscar considerados los más importantes, y todos ellos con gran merecimiento. El guión es genial, lo que suele ser típico en las películas basadas en libros, y los actores también. Joddye Foster, una actriz que a mi nunca me ha gustado, está genial y la interpretación de Hopkins es una de las más míticas de la historia del cine.

Pero lo que más destaca de la película, a parte de la interpretación de Hopkins, es la dirección de Demme. El filme no sólo está muy bien dirigido, con secuencias que son realmente espectaculares, como la de la fuga o la de la casa del malo, con ese montaje paralelo que nos engaña a todos, sino que a través de los planos, el director también contribuye a crear esa tensión y ese ambiente tan siniestro. No sólo la decoración o la tensa música de Howard Shore ayudan a ambientar el filme, sino que el director, por medio de unos diálogos en los que los actores miran de frente a la cámara, ayudan a dar ese tono siniestro y extraño.

En definitiva, que "El silencio de los corderos" es una obra maestra. Un filme sucio, tenso, fascinante, con grandísimas interpretaciones, una mejor dirección y un personaje como el de Hannibal Lecter que ha pasado a los anales del cine. De hecho, se han realizado otras tantas secuelas, pero no alcanzaron el frescor y la calidad de este filme. Una gran película para los primeros años de los 90. Y lo mejor estaba aún por llegar...

2 comentarios:

Anónimo dijo...

hello... hapi blogging... have a nice day! just visiting here....

Chuparrocas dijo...

WTF?